viernes, 18 de abril de 2008

La verdadera historia de Jonathan y la niña sin ojos.

EL ENCUENTRO

Jonathan era un alegre y distraído niño de diez años, que había tenido al mala suerte de nacer en el barrio mas pobre de Sevilla. Cuando llego el verano fue a pasar unos días de vacaciones con su madre y su abuelo, a un pequeño pueblo de la Comunidad Valenciana, llamado Oropesa. Como eran una familia humilde y no podían pagarse nada mejor, se hospedaron en un pequeño camping cercano a Marina D´or cuyo nombre era Didota, el camping de los…

Como todas las mañanas, fueron a pasar un rato a la playa. Allí, mientras su madre y su abuelo se relajaban al sol, Jonathan se dedicaba a jugar tranquilamente con la arena sin alejarse demasiado del protector ojo de sus familiares. Pero esa mañana no fue así, ese día pensó que le apetecía bañarse en lo hondo como los niños grandes.

Cuando su madre y su abuelo se dieron cuenta, Jonathan, ya se aventuraba mar adentro, así que su madre se comenzó a llamarle para que volviera a la orilla.

- ¡Jonathan, no te mentas pa´lo hondo, que tu no sabes nadar. Vente con el iaio, vente con la mama, toma tu bocata y no te bañes más, quillo!!!!!!!

Pero ese momento ya era tarde, una gran ola lo sorprendió y lo sumergió dentro del mar.

Cuando ya creía que todo estaba, la vio a ella. No sabía muy bien lo que era, ya que su cerebro no podía entender que es lo que estaba viendo. Era el cuerpo de una niña no mucho mas mayor que él, pero esa no era la única sorpresa que le esperaba en ese momento, la niña, aunque hermosa, no tenia ojos!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

En ese mismo instante perdió el conocimiento, hasta que despertó en la playa rodeado de gente, pero esa terrorífica imagen no la pudo borrar de borrar de su cabeza, le acompañaba cada vez que se iba a la cama e incluso muchas veces le parecía verla tras el agua cuando se duchaba, iba a la piscina,… Desde ese momento dejó de ser un niño alegre, para convertirse en una persona retraída, atormentada por esa imagen siempre iba con él.

Por ese motivo años después, se dio cuenta que la única forma de romper ese maleficio era volviendo a Oropesa y descubriendo la verdadera historia de… la “Niña sin ojos”…


CONTINUARÁ

1 comentario:

Rian dijo...

Jajaja!!! Buenísimo..., pero me ha faltao ver a J.L. Vidal por la historia... jejeje.
P.D. No te olvides de incluirlo en los proximos capítulos.